lunes, 14 de noviembre de 2011

La Brava Tintorera

Los tiburones que merodean por los mares que circundan la Isla de Coche son inofensivos.  Con cualquier golpe de  canalete se espanta.  Por lo menos es lo que cuenta Froilán Lunar (Chilango), pescador connotado de esos lares.

A los tiburones uno los arremete y desaparecen.  En cambio, con la Tintorera, muy parecida al tiburón, no ocurre lo mismo.  Esta suele espantarse con la primera arremetida, pero luego de la huida se devuelve “y allí viene el desguase”.
Chilango nunca aprendió a leer, pero le escribían y un turista le escribió y le envió recortes con las cartas cruzadas entre Arístides Bastidas y lectores de El Nacional referente al tiburón “con licencia para matar” a los James Bond.
Para este pescador, en la familia de los cetáceos como en la del género humano se consigue de todo y tal vez, Bastidas se refería, no al tiburón inofensivo de las costas de Margarita y Coche que nunca le han hecho nada a nadie, sino a su parienta la Tintorera de la que muy pocas se ven por aquellos mares y a las que los pescadores saben cómo tratar para que no se pongan en la mala con ellos.
Froilán Lunar vivió en el mar pescando por más de sesenta años, desde que era muchacho en la ranchería de los Coello y podía hablar con propiedad de la ictiofauna marina y contar vivencias extraordinarias no sólo de tiburones y tintoreras sino también  de la caballa que, según el, desbarajusta cuando el pescador la llama por su nombre, pero cuando exclaman “miren un cardumen de peces negros” estas se quedan como arremansadas y “a tirito” de arpón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada