domingo, 20 de noviembre de 2011

El primer automóvil

El primer automóvil que llegó a la Isla de Coche fue un Ford un poco más perfeccionado que el Ford Tablita.  Lo trajo el comerciante y dueño de trenes de pesquería,  Manuel de Jesús Coello, con chofer y todo.  El Chofer era Eugenio (Geño) Mata que competía en destreza con Simón Lares, quien trajo el segundo automóvil.  Simón era  hijo de Telésforo Lares, padre también de Josefina Lares quien  fue amante de Jesús Ramón Coello, de quien tuvo tres hijos.    Después Geño Mata, un personaje muy simpático, colaboró para que nevos autos ingresaran a la isla, entre ellos, el de  Froilán Lunar.  El de Froilán lo conducía su hermano Emeterio Lunar.  En cierta ocasión siendo un muchacho travieso me le atravesé intempestivamente y emprendí veloz carrera tratando de evitar que Emeterio me atrapara como en efecto me atrapó para llevarme envuelto en una queja a la casa de mi Madre, quien me castigó severamente con una correa, pero mi Madre indignada, en vez de coger la correa por la hebilla la tomó por el otro extremo y la hebilla terminó hiriéndome la cabeza.  También acostumbraba yo junto con otros amigos de la infancia callejera montarme en la parrilla trasera de los carros, pero cuando el conductor le imprimía velocidad me lanzaba a tierra sufriendo raspadura en la piel que  mi Madre después de una rigurosa reprimenda me curaba con árnica.  Geño Mata y Simón Lares eran los  mecánicos de todos esos carros a los que había que pender a fuerza de manilla y muchas veces empujados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada