sábado, 29 de octubre de 2011

Juanita

Mi tía Juanita era una mujer alta, ágil y de hablar muy tierno.  Aquel hacedor de barcos no pudo encontrar una pareja mejor que ella. Cocinaba riquísimo, expendía el Papel Sellado y administraba las campanas de la Iglesia.  Yo entraba furtivamente a su alcoba, abría la caja azul que parecía un baúl y extraía los mediecitos.  Ahora que lo cuento, siento un dolor inmenso por mi tía tan noble y suave como el aserrín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada