sábado, 14 de mayo de 2016

La Casa de La Salina


La madera y el bronce se aliaron para sobrevivir a la guerra corrosiva de la Sal en una bella arquitectura de dos plantas circundada por corredores a los cuatro vientos que evita que el cloruro de sodio se evapore en manos ajenas al estado explotador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada