lunes, 24 de marzo de 2014

Chucha o una carta sin destino






Chucha Gómez consumió su preciosa virginidad y soltería en el camarote de un Correo que navegó desde y hasta la isla por todos los mares y confines.  Paradójicamente, que recuerde, nunca hubo en la valija una carta para ella.  Sólo tarjetas de condolencia mucho después de aquella tarde que estampó el último matasello sobre la correspondencia de salida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada